Un equipo científico de la Universidad Rey Juan Carlos investiga en el campo de la Odontología los factores biológicos de las enfermedades bucales en relación con otros de carácter social y psicológico para mejorar la atención al paciente en las clínicas dentales tras el Covid-19.

Las líneas de investigación en las que trabaja actualmente el equipo científico de la Universidad Rey Juan Carlos introducen la variable diálogo médico-paciente, que puede permitir al médico interpretar correctamente la posible enfermedad que puede sufrir el paciente y así tomar las medidas pertinentes para evitar consecuencias mayores. Esta perspectiva en el estudio de la Odontología conduce a los investigadores a considerar al paciente como un sujeto activo de todo el proceso de la salud. 

Mediante este ejercicio de empatía, a los pacientes se les facilita que expresen sus preocupaciones por sus dolencias y se les ayuda a verbalizar preguntas que se hacen acerca del tratamiento.

Mejorar la atención en la clínica dental tras el covid-19

Preocupación de los odontólogos por la pandemia del Covid-19

Los Coronavirus son una familia de virus ARN encapsulados que pueden causar diversas afecciones, desde un resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV).

Así pues, el Covid-19 puede transmitirse de persona a persona a través de gotas respiratorias que se expulsan cuando algún infectado, tenga o no síntomas aún, tosa, estornude o se trate en una consulta dental sin las debidas precauciones, y esas gotas se respiren. También puede haber un riesgo de contaminación cruzada al tocar una superficie u objeto contaminado con el virus y luego tocarse la boca, nariz u ojos.

 

Cómo minimizar los efectos de la pandemia en la clínica dental

Para evitar contagios en la clínica dental, se debe de modificar la recepción y el flujo de pacientes en la clínica. Hay que garantizar el menor cruce posible de pacientes entre sí y con el personal de la clínica. Esto exige formación continuada de todo el personal para que “integren” a esta nueva forma de trabajo.

Por otro lado, para minimizar el impacto de la pandemia generada por el coronavirus, deberán definirse claramente los protocolos de asepsia y desinfección que usarán todos los profesionales en la clínica dental.

En base a las recomendaciones del Consejo de Odontólogos, diversos Colegios y especialistas en Odontología Preventiva y Comunitaria una clínica dental debe de seguir una serie de pasos para garantizar la seguridad de los pacientes y profesionales.

Mejorar la atención en la clínica dental tras el covid-19

Calidad del aire

En una clínica dental se debe de garantizar que el aire aspirado del gabinete y los equipos va directamente al exterior y no se dirige a la sala de compresores, donde se concentra y re-circula.

Universidad

Todos los pacientes que acuden a la clínica dental deben de tratarse por igual. Se recomienda tomar la temperatura de los pacientes antes de su tratamiento. 

En el caso de que el paciente tenga sintomatología (temperatura alta, tos seca, falta de aire al respirar, etc.), se le colocará  una mascarilla sanitaria para evitar el contagio a otros pacientes de la clínica  y evitaremos su tratamiento hasta su recuperación.

Prevención

Antes de iniciar la exploración y tratamiento de cada paciente, se debe pedir que haga un enjuague bucal, pues se ha comprobado que el uso de determinados colutorios reduce mucho la carga viral, en caso de infección del paciente.

Se debe usar peróxido de hidrógeno al 1%, povidona al 0,2% o cetil-piridinium al 0,12% durante 1 minuto. 

Procesos de esterilización

Toda clínica dental debe extremar las precauciones a la hora de esterilizar todo el material “contaminado”. Por ello, los odontólogos tienen que utilizar un equipo de protección individual (EPI) adecuado: ropa, gorro, gafas, delantal de plástico y guantes gruesos especiales sobre los guantes de látex.

Se debe sumergir el instrumental en desinfectante inmediatamente tras su uso. Hay que asegurarse de que el desinfectante utilizado está indicado y que se usa según las concentraciones, tiempo y temperatura recomendadas. Además, la limpieza debe ser minuciosa y el secado del instrumental debe ser cuidadoso pues la humedad puede invalidar el proceso de esterilización.

Las superficies del gabinete deben estar protegidas con protectores de superficies y material desechable. También hay que limpiar minuciosamente el sillón dental tras eliminar sus protecciones con un desinfectante de superficies adecuado.

Otras recomendaciones de utilidad

En la sala de espera de la clínica dental se recomienda retirar revistas, evitar coincidencia de pacientes y asegurar distancia de 2 metros entre ellos. De esta manera, se pueden evitar posibles contagios.

Es recomendable el lavado de manos minucioso, primero con agua y jabón (40-60 segundos) y después con solución hidroalcohólica (20-30 segundos).

Desinfectar zonas de paso, tiradores de puertas, baños, material de oficina, etc. Y nunca, dar la mano al paciente. Hay muchas formas de saludar siendo cortés.

 

¿Te ha parecido interesante el artículo? Sí es así, descubre los otros artículos aquí. ¡Hay muchos que te podrían interesar!